jueves, 20 de abril de 2017

Cuatro nuevos párrafos sobre Gramática

«La cultura es la memoria del pueblo, la conciencia colectiva de la continuidad histórica, el modo de pensar y de vivir», decía Milan Kundera. Nosotros podemos decir lo mismo del idioma. Y si hablamos del idioma, estamos hablando también de la gramática.

Entendemos por gramática a la parte de la lingüística que estudia la estructura de las palabras, así como la manera en la que éstas se combinan para formar oraciones (morfosintaxis). Dicho de otro modo, la gramática es el conjunto de normas y reglas que establecen cómo hablar y escribir correctamente.
 
El estudio de la gramática y la preparación de normas gramaticales han sido, desde los primeros estatutos académicos, un complemento imprescindible para la elaboración de diccionarios (aunque conviene recordar que en el diccionario se de¬finen las palabras y en la gramática se explica la forma en que los elementos de la lengua se enlazan para producir
Al igual que la lengua que le da sustento, la gramática evoluciona permanentemente, hasta el punto que existen diversas escuelas con sus respectivos enfoques y teorías (la gramática descriptiva, la gramática generativa, la gramática textual, etc.). Por consiguiente, los usuarios de la lengua no debemos temerle a la gramática sino más bien pensarla como un muy útil instrumento que nos ayudará a agilizar y enriquecer el idioma. Después de todo, tal como suele decirse, «la lengua la hacen lDesde los primeros estatutos académicos, el estudio de la gramática y la preparación de normas gramaticales han sido un complemento imprescindible para la elaboración de diccionarios (aunque conviene recordar que en el diccionario se definen las palabras y en la gramática se explica la forma en que los elementos de la lengua se enlazan para producir textos).

Al igual que la lengua que le da sustento, la gramática evoluciona permanentemente, hasta el punto de que existen diversas escuelas con sus respectivos enfoques y teorías (la gramática descriptiva, la gramática generativa, la gramática textual, etc.). Por consiguiente, los usuarios de la lengua no deben temerle a la gramática, sino más bien pensarla como un muy útil instrumento que les ayudará a agilizar y enriquecer el idioma. Después de todo, tal como suele decirse, «la lengua la hacen los hablantes».
 


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario